Desde hace un par de años están naciendo multitud de estudios de tatuajes orientados a la enseñanza pero, ¿qué es lo realmente importante a la hora de elegir una Escuela de Tatuadores?

Formador: Es importante diferenciar un tatuador de un formador; un tatuador debe saber realizar bien su trabajo pero un profesor del tatuaje además debe saber como orientar a cada alumno en particular para que ellos mismos sepan continuar con su aprendizaje. La experiencia en el mundo del tatuaje es indispensable, al igual que el tiempo que dedicar a cada alumno.

Estructura del curso: Un buen programa de tatuador profesional debe partir de las nociones más básicas, tanto en la teoría como en la practica, haciendo que cada alumno desde el primer día olvide malos hábitos adquiridos de forma autodidacta. La parte teórica debe ser obligatoria, enseñando desde la historia, aparatología, higiene, color, etc. hasta el branding y preparación del alumno en el futuro laboral.

Prácticas: Es importante que el alumno empiece a tatuar desde el primer día, haciendo sus primeras prácticas en piel sintética o en piel animal, también es necesario que aprendan del tatuador en directo complementando las practicas con días de becario para ver el funcionamiento de un estudio real y poder terminar su formación con prácticas reales tuteadas por un tatuador profesional.

Orientación laboral: La escuela siempre debe comprometerse con sus alumnos, siendo esta una plataforma de lanzamiento para nuevos profesionales del mundo del tatuaje.

Instalaciones: Una escuela debe ser un lugar de encuentro entre diferentes profesionales nóveles, un espacio abierto a los alumnos para poder compartir sus dudas, experiencias y en general, un encuentro con lo que se serán, en un futuro, sus compañeros de profesión.

En la Escuela Internacional de Tatuadores trabajamos todos los días para hacer de la nuestra escuela un lugar de referencia en el mundo de los tatuadores.

Si visitas Madrid no dudes en visitarnos en el barrio de Malasaña.