mariaMaría Tik Tak Boom


Hoy queremos compartir con vosotros la experiencia y el trabajo diario de una antigua alumna que con dedicación y constancia se ha ido haciendo notable día a día en las redes sociales, ya sea con sus tatuajes o sus propios retos de dibujo que se superan a cada trazo.

Desde que superó el curso, María a estado trabajando a diario en sus tatuajes, desarrollando un estilo propio, enfrentándose a nuevos retos y siendo recompensada con una gran evolución, un ejemplo de alumna.

  Sobre la alumna: María, Oviedo, Asturias
  Nacimiento: 14/11/1986
  Profesión actual: auxiliar de enfermería.
  Facebook: Tik Tak Boom


¿Qué te animó a buscar una escuela para tatuadores?
Siempre he sentido mucha curiosidad e inquietud por adentrarme en el mundo del tatuaje.
Quizá fue mi primer tatuaje, aquella primera aguja que dibujo mi piel (allá por 2010), cuando sentí más profundamente esa atracción por el arte de tatuar.
La necesidad de llevar mis conocimientos de dibujo a la práctica y lograr un buen manejo de la técnica bajo la supervisión de un profesional fue lo que me animó a buscar una escuela profesional de la enseñanza para adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para esta profesión con gran rigor y calidad.

¿Desde qué momento sentiste que el tatuaje se convertía en tu profesión?
Siempre que te embarcas en un proyecto o una ilusión, sientes por otro lado ese “miedo” a que eso “no sea lo tuyo”, digamos.. miedo a equivocarnos. Sin embargo, no puedo decir que en mi caso haya sido así.
Desde el primer momento que sentí el vibrar de la máquina de tatuar en mi mano y dibuje la primera línea me di cuenta de que esa era mi profesión.
Aquella profesión con la que dejarme la piel mientras disfruto de lo que hago.
Sin embargo soy consciente de que aún tengo un largo recorrido por aprender , pero con paciencia, empeño, perseverancia, volundad y determinando bien mis límites luchare para conseguir ser un buen tatuador.

¿Cual es tu tatuaje soñado?
Ese con el que todos los tatuadores soñamos, aquel con el que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad.

El estilo que mas me define es el new school y el neo tradicional, pero no descarto ningún estilo ya que me gustaría llegar a poder defenderme en cualquiera de ellos, el realismo y el puntillismo son otros de los estilos que me llaman mucho la atención.

¿Qué ha sido lo más duro en tus comienzos ?
Al principio me sentía como un pulpo en un garaje, todo me sonaba a chino.
Practiqué mucho en piel de cerdo y la única manera de ir progresando es ir cometiendo errores y así poder corregirlos, es una carrera de fondo donde nunca dejas de aprender.
El miedo a hacer daño.
Los nervios también te pueden jugar malas pasadas, sobretodo si tienes unos cuantos ojos mirando por detrás, supongo que será la falta de costumbre.
La responsabilidad tan grande de gratificar a la persona que se va a tatuar.
Tengo que agradecer a mi familia y a mis amigos por confiar en mí, gracias a ellos me lo están poniendo mucho más fácil a la hora de practicar.

¿Cuáles son tus planes de futuro?
Seguir formándome día a día para poder ir evolucionando.
Me encantaría poder llegar a vivir de esta profesión y tener mi propio estudio de tatuaje